viernes, 29 de marzo de 2013

amar es combatir


habría de pensar

en la consigna transitoria
que te lleve de tus brazos
a mi abrazo,

o presentarte la propuesta
de un comité de besos
que organice la ternura
y promueva un nuevo encuentro,

quizá invitarte a leer
la declaración de mis suspiros
pa abrir una discusión
entre nuestras miradas,
de cerquita, más cerquita,

habría que hacer entonces
huelga de dudas y de miedos,
y agrupar tus sueños
con los míos,

tomaré la palabra
para que mis manos expongan
su principal y única demanda;
hacer de tu cuerpo
su bandera,

pues que una cosa quede clara:
amar es combatir,
y viceversa,
por eso,
luchemos, compañero.