jueves, 5 de noviembre de 2009

Luciérnagas



¿He hablado de las luciérnagas?
Si las observas de cerca pueden resultar hasta monstruosas

y, sin embargo, ¿a quién no le atrae

la simple idea de atestiguar su brillo nocturno?


Además es divertido atraparlas,

pero yo las prefiero libres,

así imagino que están ahí para iluminarme,

que lo hacen para mí...


Y vuelan, vuelan y quizá dibujan

un sin fin de siluetas en el aire,

dibujan sueños, dibujan mundos

(o quizá esos los dibujo yo).

En fin, son parte de esas bellezas

que logran conquistarme,

esa belleza que va desde lo grotesco hasta lo hermoso,

y que al final muere,

el brillo de las luciérnagas no es eterno...


Oh, sí, me gustan... son como el amor :)

3 comentarios:

Inés Caótica dijo...

"¡Y quiero morir cantando como lo hace la cigarra! Ay la ra laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
la la ra laaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa"

Disculpa esque todavía traigo la fiebre de los huapangos. Ya sé que una luciérnaga no tiene que ver con la cigarra, al menos en talentos, pero las 2 son nocturnas: la luciérnaga le alumbra a la cigarra para que se eche un poderoso falsete.

Yo me acuerdo cuando era niña y sí me espantó ver una luciérnaga de cercas. Por eso las cazamos sólo una vez, comprendimos que de lejitos se ven más bonitas jejeje.

Sandra Ávila. dijo...

WWW.ALMADESNUDA-SANDRA.BLOGSPOT.COM

Anónimo dijo...

WWW.ALMADESNUDA-SANDRA.BLOGSPOT.COM