viernes, 16 de septiembre de 2016

Desvelo I

Llegas por la noche y en silencio
como llegan los recuerdos, las ausencias
los dolores,
llegas como un trago de licor
encendiendo los sentidos,
y me desbordas el canto
y el río que habita mi cuerpo.
Y llegas también como la incertidumbre
de no saber si estoy haciendo lo necesario,
lo suficiente, lo mínimo indispensable.
Pero hoy no eres eso, nada de eso,
porque te encuentro en mi sonrisa,
en mi sur, que es mi guía,
y porque tomas con ternura estas manos
que no se cansan de tejer sueños
y de amasar el barro con el que vamos
andando y construyendo.
Llegas como luz de luna,
y me basta con mirarte a mi lado.

14/09/2016