lunes, 29 de octubre de 2012

Y cuando estemos otra vez,
tú, yo, y esas ganas de que todo estalle,
hablando del pueblo, de luchas,
de ese mundo que hay que cambiar,
no por necedad ni nostalgia
sino por responsabilidad histórica,
habríamos de preparar una insurrección
que comience en tu abrazo.

Las miradas se encargarán
de la labor de agitación,
silenciosas y sinceras,
ayudándose de nuestras manos
re-conocerán el terreno
y sabrán ir avanzando.

Luego, armándonos de besos,
quebraremos toda fortaleza
que aún sostengan las dudas,
los miedos o los malos recuerdos,
para tumbarnos desnudos
en la misma barricada.

Y entre gritos, llantos, risas,
lo tomaremos todo,
nos tomaremos todo,
para empezar a construir el mañana,
el nosotros

y juntos, seguir hablando
del pueblo, con el pueblo,
de luchas, en las luchas,
y de ese mundo que hay que cambiar
porque ya hemos cambiado el nuestro