sábado, 13 de marzo de 2010

Libertad



Como un sueño interminable,
como una historia sin final,
como un grito sepultado,
hoy me acordé de tí.

Me acordé de tí
y dije tantas cosas
que antes callé,
blasfemé por cada vez
que no me atreví a mirarte,
que entre incertidumbres
me dio pánico correr
para alcanzarte...
No más...

Vuelvo a ver tus colores ondear alto,
imponentes y hermosos,
cautivando juventudes
rebosantes de ilusión, de fuerza,
aunque quizá carentes de estrategia,
o sólo de futura convicción...

Tú te arrojas decidida
a luchar por tus delirios,
no sé si estás loca,
si tu desesperación es tanta,
o si no distingues los abismos...
pero prefiero creer
que tu naturaleza es rebelde
y que con tus besos clandestinos
nos contagias...

Entonces,
con los puños apretados,
decididos e impacientes,
con la mirada clavada en el cielo
como asesinando a dios,
y con un mar de palabras
llenas de pólvora,
susurro tu nombre en un verso
y abandono todo.

Hoy quiero buscarte.

Soñando lo posible
-que antes fue imposible-,
forjando la misma historia
-aunque en realidad sea otra-,
y rompiendo en gritos
tantos silencios que sepultan,
si vivo, viviré por tí.

2 comentarios:

Jany dijo...

Que boniito nena.. :3
esé, me gusto especialmente..
^^ loqita.
saludos y que estés bien...
aunqe no hablemos mucho.
:3

jorge daniel dijo...

por buscar mi libertad... me estoy quedando solo...


tal vez ese sea mi premio...

recuerdas los conciertos con el kristos?

jajaja